dimarts, 22 de gener de 2013

El problema demográfico

. 
. 

Queridos lectores o lectoras: 


En mi incansable afán por no granjearme sino amigos y amigas, he decidido que hoy, martes, día del Dios de la Guerra, funesto a los y las mortales, podría ser el momento y el lugar más adecuados para acabar de asestarme el definitivo golpe de gracia, dando a luz algo polémico al cien por cien. 

Así que ahí va esta, pienso yo que interesante "exhumación" de lo que, en su momento, expuse en The Oil Crash,... y nadie supo qué replicar desde el punto de vista racional, sino tan sólo desde el odio, el enfado, el rencor y la descalificación permanente que esta publicación mía despertó en algunos por allí, hasta el punto de que, desde entonces, dijera o hablara mi modesta (y, sin duda, molesta) persona de lo que fuera, automáticamente el antibiótico replicaba poniéndome a parir por mi defensa de la libertad de elección de ser o dejar de ser polígamo, y alguna otra cosilla más que, en su abundante fascismo, se le atragantó, hasta el punto de que, cuando por fin abrí mis propios blogs, se desplazó con contumacia hasta ellos para seguir recriminándome lo del abuelo polígamo y demás. 

Hoy en día, no cabría ni comentarlo, tal individuo, sistemáticamente desagradable con todo el mundo, aparte de abierto difamador y manipulador, sigue por aquel blog, progresando en "estatus" y "respetabilidad" (se supone que por los "méritos" acumulados), mientras que mi persona, ya ven, vetada al cien por cien :-D  

Venga, entremos al tema ;-) 




El problema demográfico


Pese a que este blog debe su origen (pocas dudas caben al respecto), al blog The Oil Crash, y las lapidarias consecuencias (allí ampliamente documentado su por qué) que, en cuanto al futuro de la Humanidad toda, va a suponer y está suponiendo ya la creciente obviedad de la imposibilidad de incrementar sustancialmente la producción diaria de petróleo, también desde origen hemos tenido claro por aquí que, tal y como recoge una brillante frase resumen de un intermitente comentarista habitual del TOC, "El crash oil es solo uno de los cuatro factores de la crisis global, [al cual] hay que añadirle el cambio climático, la pérdida de biodiversidad y la superpoblación."

Aunque comparto, por evidente, ese planteamiento en cuanto a descripción coyuntural-estructural de la Realidad Real actual, no por ello deja de ser cierto igualmente que, resuelto el factor demográfico, resueltos o sumamente aliviados estarían el resto de problemas, mientras que no sucede tal a la inversa, no por una mejora medioambiental o de la biodiversidad, o un stop emisiones, o el inesperado hallazgo de millones y más millones de kilómetros cúbicos de petróleo, no por ello la demografía va a dejar de ser el gravísimo y crucial tema que es.  

Desde hace décadas, y tanto si nos gusta como si no, el desarrollo económico se ha demostrado como la única herramienta eficaz para que, de forma no directamente coactiva, pase a haber, al menos, una estabilización de la población, e incluso un deseable decrecimiento. China tiene, desde hace décadas, un programa muy similar al propuesto por otro comentarista más o menos habitual del TOC, (y autor de algunos de sus posts), con resultados incomparablemente más pobres, aparte de que niños y niñas, pobrecitas, ellas y ellos seguro que no tienen culpa de nada, con lo que complicarles la vida, quitándole todo apoyo a su familia porque en ella nazca otro bebé, sería sumamente injusto, aparte de profundamente inhumano. 

Es lo que hay. Bienintencionadas experiencias, consistentes en mirar de separar, en lo posible, los contextos económicos y los culturales (criterios de separación deseables), traducidos en intentar "exportar" la buena nueva de lo positiva que era (esencialmente para la propia mujer, pero también para la sociedad toda en general) la limitación de la natalidad, sistemáticamente han acabado en fracasos o, en el menos desfavorable de los casos, han tenido una repercusión sumamente reducida. 

Así que hace ya muchos años que conocemos la herramienta para poder lograr un control civilizado del número de la población, pero ahora nos encontramos con que ese crecimiento económico, considerado globalmente, ya no va  a ser posible, por lo que, mientras aún nos queden recursos, no queda otra que repartir lo que hay, y acabar con estas historias de que haya gente rica y gente pobre, gente que derrocha en aparatos, desplazamientos o cacharros inútiles, y gente que carece de los medios necesarios para poderle dar una educación de la mejor calidad posible a sus hijos, por citar un aspecto en concreto. 

Personalmente, soy pesimista, y como digo a veces, las pocas esperanzas que le quedan a la Humanidad de transitar sin graves percances hacia un nuevo escenario más o menos estable pasan en buena parte porque, como me sucede tan a menudo, me equivoque diametralmente en mis reflexiones, o bien que, alternativamente y contra todo pronóstico, se adopte algún tipo de propuesta en la línea de lo que yo apunté en mi pasado post "Una propuesta Realmente Revolucionaria" (quizá debí decir Re-Evolucionara), una especie capaz de, por fin, aceptar su propia realidad: prácticamente no hay en ella adultos ni adultas racionales o, al menos, coherentes, en sus actos, con esa racionalidad.  

Bien, pero, dejando aparte reflexiones personales más o menos amargas o decepcionantes, y volviendo al tema central de este post, el caso es que, aritméticamente, aún podrían salir las cuentas, aún sí, para que, con los recursos todavía existentes y un adecuado plan de decrecimiento demográfico, se pudiera hacer la transición hacia un mundo mucho menos poblado ---(único viable, por mucho tiempo)--- de forma no traumática, ordenada, racional. 

Pero, para ello, y dado que demostrado está que es imposible que lo podamos derrotar en un enfrentamiento frontal, es preciso salirse del Sistema. Y ese salirse del Sistema, en realidad, más que a un emplazamiento geográfico concreto, a lo que hace referencia es a la propia e imprescindible actitud y vida cotidiana personales de simplemente no dejarse arrastrar por el consumismo o modelos que se nos quieren imponer, ya que lo fundamental es reducir el gasto de recursos, eso es la esencia de cualquier concepción sobre el decrecimiento no meramente teórica. 

Sé que voy a decir algunas cosas que provocarán que muchas mujeres, que quizá me hayan "amado" en algún momento, pasen ahora directamente a odiarme o a acusarme (no sin cierta parte de razón, por cierto :-D) de misógino. Pero lo siento, y lo diré: si es razonable que "no me pidas a mí que me tome un ibuprofeno cuando sabemos que a quien le duele la cabeza es a ti", por la misma razón carece de sentido que quien puede tener realmente un problema si se queda embarazada pretenda hacer recaer la responsabilidad de la no fecundación en cabeza o cabezas ajenas. 

Por su parte, la monogamia, institucionalizada o no ---(aparte de que es la base del patriarcado, y a partir de ahí no me hagan citar de nuevo la conocida obrita de F. Engels, pero es que es y continúa siendo la madre del cordero del mantenimiento del actual sistema suicida)--- ha demostrado con creces su mayor eficacia en la tarea de la reproducción, de ahí su creciente triunfo, desplazando, progresiva y territorialmente, por su mero número, a las estructuras sociales no tan fecundas, mientras crecer era "bueno". Por lo tanto, en un escenario de decrecimiento poblacional, lo deseable sería que desapareciera, pasándose a sistemas más naturales basados en la matricentralidad y en la agrupación solidaria de madres con hijos e hijas en edades escalonadas. 

La clave de la solución al problema demográfico, por tanto, la tienen, pues, SÍ o SÍ, quieran o no, las mujeres, y nadie más que ellas. Otra cosa es la responsabilidad, que será, por supuesto, compartida igualitariamente por la especie entera. Pero la clave, clave, la tienen, la tenéis las mujeres. 

Así que yo les propondría que, de entrada y si pudiera ser, que se conformaran, ellas, sus hijas y quizá también aún sus nietas, con tener ninguno o máximo un único alumbramiento, y a esperar fortuna, a ver si tocan gemelos, o bien que la posible tasa que dejen vacantes quienes decidan no tener ninguno se destine a que, si son debidamente promocionadas a ello por la comunidad, algunas mujeres, muy pocas, quizá un uno por ciento, puedan, como caso especial, tener el número de hijos que libremente quieran. 


Y acabo, más o menos a modo de despiadado resumen. 

Hechos constatados. 

1 - La única herramienta eficaz conocida y no inhumana para lograr la estabilidad o incluso el decrecimiento demográficos es el desarrollo económico. 

2 - El crecimiento basado en el constante incremento del consumo de recursos físicos es inviable, pues el Planeta es finito. 

3 - La monogamia ha sido la forma más "productiva" a la hora de crecer y multiplicarse, luego es el peor sistema posible cuando lo que se requiere es decrecer en número. 

4 - Aun en el hipotético y súper improbable caso de que se consiguiera derribar el Sistema, ello estaría muy lejos de representar automáticamente, por sí mismo, una solución no traumática al problema demográfico. 


Soluciones propuestas. 

- Salirse del sistema. Convertirse en cínicos, en el sentido histórico (y no peyorativo o moderno) del término.  

- Fomento del progresivo rechazo social a la monogamia, y apoyo expreso a los núcleos básicos constituidos en torno a grupos de madres. En tal sistema, las mujeres tendrían relaciones erótico-emocionales-afectivas realmente con quienes quisieran, si es con nadie es con nadie, y si es con todos y todas, pues mejor para todo el mundo. 

- Por tanto, separación definitiva, radical, de los conceptos "Erotismo" y "Reproducción", de la misma manera que, en la mente de todos, están separados los conceptos "Gastronomía" y "Tránsitos Gastrointestinales Varios Todos", por más relación que obviamente guarden y guardan. ¿Verdad que cuando se está comiendo no se habla de según qué cosas relacionadas con nuestras visitas a la toilette? Pues con el erotismo y la reproducción, exactamente lo mismito.  

- Cero o un alumbramiento por mujer, como norma general. Las propias mujeres podrían elegir a sus "princesas", una de cada cien, que quedarían autorizadas a tener, insisto, cuantos hijos quisieran, si es ninguno, ninguno, si son muchos, pues muchos, ojalá lo segundo. 

Ahora bien: ¿quién le pone el cascabel al gato? 



(... y pensar que este maldito forrest gump hasta ahora me caía más o menos bien...) Es broma.


saludos cordiales. 
ET & forrest gump. 
.. 


. 

. 
.. 

6 comentaris:

  1. Bangadesh, y los países así de superpoblados tienen los días contados. No tienen ya ni recursos ni desarrollo económico. Ahí es lógico que poco se pueda hacer.

    Pero que carajo hacemos en este maldito y "Superavanzado" continente?? Preocuparnos por Goldman Sachs??

    Nah. Esto lo solucionamos en el pirineo, que ha sido la histórica zona de "barricada" contra los sistemas vigentes xD

    Ahora en serio. Forrest, 100% de razón :)

    ResponElimina
  2. Comparto el criterio de Altair Jandro Magno, aunque vaya nombrecito...

    Es broma, claro, leí el por qué de tu nick de blogger, menuda pandilla aquella

    ResponElimina
  3. Merecidas felicidades, eladio, por este magnífico post, nunca leí nada similar y tan claro como propuesta de futuro ante el problema de la superpoblación. Ahora bien, comparto tu pesimismo, no es un problema de soluciones más o menos técnicas y viables.

    Encuentro a faltar, sin embargo, aclaraciones precisas [y que tú das por hechas, consecuencia de tu perenne "yo y el mundo", pues te piensas (siempre te sucedió un poco, incluso cuando estabas del todo cuerdo y sano, y es divertido) que todo el mundo tiene en su mente tus escritos tan presentes como tú], como, por citar la ausencia más lamentable, a qué te refieres, en concreto, con el concepto superpoblación.

    Yo te conozco, y sé que le das al término un sentido meramente pragmático, es decir, realista y no ucrónico: la población que, dadas las condiciones políticas, económicas, sociales, TECNOLÓGICAS y culturales existentes (y no la que podría haber si el mundo no fuera, en cada segundo, tal y como es) puede existir sosteniblemente en este Planeta.

    No te quejarás de la ayudita, como la de ese RNST en tu blog de la Magia, aunque ambos te critiquemos por distintas vertientes.

    Y merecidas felicidades, que no se me olvide, a ambos, forrest y Altair (el verdadero, claro, Altair J M), pues, con tanta diferencia de estilo, pero tanta afinidad de ideas, con este blog estáis consiguiendo abrirle al mundo una nueva ventana de libertad y de acceso a reflexiones y conocimientos que pueden ser una buena ayuda más en la búsqueda de esa solución colectiva que tantos, si bien no todos ni mucho menos, anhelamos.

    Os sigo con interés.

    ResponElimina
  4. Perdón por el off-topic (ya sé que no problem, que te gustan, forrest, y seguro que a ti también, Altair), pero, en vuestro blog de la Magia, un tal RNST ha hecho unos comentarios muy interesantes, y no comprendo cómo no le has contestado algo aún.

    ResponElimina
    Respostes
    1. ¿Seré idiota? Olvidé el link, grrrr !!!

      http://etylamagia.blogspot.com.es/2013/01/querida-lectora-o-lector.html?showComment=1358311730551#c6035587130697319298

      Elimina