diumenge, 7 d’octubre de 2012

Se trata del tiempo, estúpido o estúpida (I)

. 
veodin.com


estimado lectorado: 

Pese a que la frase que, según consenso general, marcó el éxito de la campaña electoral del presidente Bill Clinton era levemente diferente, y también pese a que si usted pone aquella clásica versión en cualquier buscador de internet le saldrán presumiblemente millones de entradas, la realidad es que aquello con lo que de verdad la ciudadanía laboralmente activa (y no solamente ella) es conducida como un apacible rebaño pastoreado a su gusto por quienes dirigen el mundo (y eso en el supuesto, probablemente ya bastante más teórico que no otra cosa, de que realmente haya alguien al "mando de la nave", y no sea ya todo una pura inercia invencible) es mediante el control de vuestro tiempo, queridos ciudadanos y ciudadanas, ese tiempo del que nunca disponéis para cantidad y cantidad de cosas que os gustaría o precisaríais hacer, y que sin embargo siempre siguen en esa cola de asuntos pendientes, cola que  ni vosotras y vosotros mismos, pese a ser sus gestores, sabéis de fijo si es de tipo lifo o fifo

Nunca tenéis tiempo para nada, "donde da confianza da asco", y al final, los máximos y máximas perjudicadas, como ya suele suceder, son las personas más próximas, aquellas que, es verdad, siempre o casi siempre son capaces, empáticamente, de hacerse cargo de lo muy súper atareados que vivís, humanos individuos del mundo más o menos desarrollado y contemporáneo. 

Y bien, esa forma de sinvivir, ¿supone en sí misma alguna novedad, o más bien lo que sucede es que la presión, los ritmos, la "administración ajena" del propio tiempo a que os veis sometidos por momentos crece y crece sin parecer poder ser capaz de llegar a alcanzar jamás, un digamos, status de equilibrio, cuando menos? Ya, lo segundo, en efecto, es cierto que es así. 

Pues bueno, permitidme que otra persona hable por mí sobre estas cuestiones del tiempo porque, aparte de que lo hará (hizo) mejor, también lo propagó hace mucho más tiempo, dos décadas ya, desde aquel abril de 1991 en Barcelona, en una charla que, por sí sola, difícilmente podría haber tenido un título más rompedor para aquel entonces: "Contra la Democracia" (Virus editorial, Bcn) Son unos cuantos párrafos, pero la cosa bien se lo vale, os lo "aseguro y asegura" jajajajaja... 

1991, sí. ¡Ah!, y las aparentes faltas de ortografía no son tales, sino que forman parte del idiolecto de mi dilecto paisano Agustín García Calvo, nacido un 15 de octubre, que no era precisamente ningún ignorante de la lengua este ex-catedrático de Filología Latina en su momento represaliado por el franquismo. 


... 

" ¿Qué es lo que uno padece, esté donde esté, por parte de esta forma avanzada de democracia? [ Tecnodemocracia la había él anteriormente definido ] Lo que uno padece es simplemente la administración de lo que Ellos administran; y lo que Ellos administran es, en una palabra, la muerte. 

Fijáos bien, para que no nos equivoquemos con imágenes sangrientas. No digo que el Capital y el Estado se dediquen a cachipodar a las gentes del pueblo, ni a ejecutarlas. De vez en cuando lo hacen, pero es lo de menos. No digo que den la muerte: digo que la administran. Y éste es el punto, yo creo, esencial para entender cuál es la forma de poder que padecemos. 

Administrar la muerte quiere decir convertir totalmente nuestra vida, la de cada uno y la de la gente, en tiempo. Un tiempo contable, con sus números, al cual llamo muerte, porque la única vida que merecería no llamarse muerte es una vida que no fuera tiempo, una vida que no estuviera contada en horas ni en jornadas, ni en semanas ni en años. 

De forma que la única función esencial del Estado y el Capital es que la vida quede convertida absolutamente, totalmente en tiempo. Un tiempo que, según el truco que todos conocéis y padecéis bien, se divide en tiempo de trabajo y tiempo de diversión. Los dos son el mismo. Éste es un engaño importante, en el que nadie debería ya caer. El tiempo de trabajo, en la forma más avanzada de democracia, es literalmente un tiempo de trabajo para nada. Esto conviene entenderlo bien, porque Ellos nos hace creer que es que hace falta trabajar. 

Es evidente,-y cantidad de gente desde hace por lo menos un siglo o siglo y medio lo está diciendo- que desde que se inventaron las máquinas no hace falta trabajar. No hay ninguna necesidad verdadera de trabajar; pero con el progreso, con su decantado progreso, ¿ha disminuido, en algo, en los países más desarrollados, en las capas mas altas y privilegiadas, ha disminuido la sumisión al Trabajo? 

Al contrario, ha aumentado. Ha aumentado en las capas más bajas, porque cualquier trabajador u oficinista normal, que vive en un suburbio de Barcelona o de Madrid, además de tener que trabajar las siete u ocho horas que trabajaban sus antepasados, tiene que trabajar otras cinco o seis horas conduciendo un chisme o sometiéndose a medios de comunicación imposibles. De forma que su jornada se convierte en una jornada de doce o quince horas. 

[ tampoco ] ... en las capas más privilegiadas ha disminuido la sumisión al Trabajo, porque el señorito, el hijo del burgués de hace cien años, por lo menos se suponía que no daba golpe y que disfrutaba de la vida. Pero, ¿quién coños va a pensar eso hoy de cualquier hijo de ejecutivo ni ejecutivo, si todos están condenados, más o menos, a la misma especie de mierda? Si tienen que estar dedicados a comprar, lo mismo que todos, y si les corresponde comprar un yate, pues a comprar un yate, y como lo ha comprado, a tener que usarlo. 

Y si les toca comprarse siete autos para la familia, pues a comprarse siete autos y después, como los han comprado, a tener que usarlos. Es decir, igual que el último de la cola, más o menos, en sustancia: igual que el último de la cola. Ni Dios disfruta de la vida. Ni en lo más alto, ni aun yendo por el camino del Estado. 

Porque vamos, ya me diréis cuál es la vida de un político, de esos políticos que hacen la política... imaginaros... : tan esclava como como la del trabajador del suburbio madrileño que tiene que emplear cinco horas de transporte. No es casi nada; es la esclavitud, la de la burocracia, en todos sus niveles, en una tecnodemocracia avanzada... 

...Reducción, por tanto, de una mitad de la vida a un tiempo de trabajo para nada, un tiempo de trabajo que efectivamente está creando sus propias necesidades de trabajar, completamente en el vacío, ya desde hace mucho tiempo. Ninguno de vosotros ignoráis-y a lo mejor muchos de vosotros estáis empleados en ello más o menos- que una de las industrias esenciales de la demotecnocracia es la creación de necesidades. No tengo que enumeraros las diferentes oficinas en las que esto se produce, esa producción de necesidades. Sin ella, sin esa oficina, sin la oficina creadora de nuevas necesidades, de renovación de necesidades, no habría demotecnocracia.  

... " 


Bien, pues bueno será, opino, dejar la cosa por ahora aquí, si os parece. Y aparte de todo, piltrafillas, de verdad que no os entiendo: ¿es que nunca leísteis el libro de "Momo", de Michael Ende? Porque lo de la "Historia Interminable" es una pasada total, de acuerdo, pero Momo toca algo aún más esencial, más fundamental, algo sin lo cual ni siquiera el País de Fantasía existiría: el tiempo, colegas, el tiempo. 

saludos, salud y solidaridad. 
ET & forrest gump. 
.. 


whotalking.com
. 

11 comentaris:

  1. ---

    ¡ y también se ha estrenado post nuevo en el blog CrashOil :-) !

    Con su título, Establecer marcos de lo posible, y con saber que se trata de un colaborador "nuevo" (y ahí es ná, "publicar" allí), está claro que si se lo pierden o perdéis, pues qué queréis que os diga... :-)

    Como soy un desastre, en su momento se me pasó anunciar el anterior post, Vuelta a España, una visión en la línea de la muy popular entrada "Postal desde Portugal", número dos del ránquing general particular del CrashOil, en este caso escrito por alguien que regresa a España tras pasar un cierto tiempo por Europa.
    ..

    ResponElimina
  2. ---

    Por mi parte, en mi blog de la Magia he estrenado igualmente post, un nuevo avance sobre el tema de la posible presencia algún día entre nosotros de seres de origen no terrestre.
    ..

    ResponElimina
  3. Excelente articulo Forrest.

    Tengo la firme convicción de que el trabajo y el tiempo que dedicamos a el es mortal de necesidad, pero indispensable para perpetuar el sistema en el que vivimos.

    Hoy por hoy trabajamos mas que nunca, con la vana esperanza de que a través del trabajo consigamos saciar nuestro apetito consumista que a su vez llene el vació de nuestras vidas mientras no trabajamos, es un circulo vicioso y mortal que aleja a la mayoría de la realidad, encerrándolos en el bucle eterno de la alienación.

    Somos esclavos de tiempo, nuestra vida vale tanto como el tiempo que dediquemos a producir y consumir, mientras los de arriba se dedican a disfrutar de su tiempo, los de abajo se dedican a perderlo, y con ello pierden su vida.

    ResponElimina
    Respostes
    1. ---

      Hola, muchas gracias, por leer, por comentar, y encima para bien :-)

      Pero el "mérito", en todo caso, le corresponde a mi genial paisano, y con el tema continuaré, a veces más brillante el hombre, a veces simplemente claro y lúcido, didáctico... pero se le ha de escuchar, a mí, su discurso en estas charlas, ya dos décadas atrás, me permitió abrir los ojos a muchas realidades que hasta entonces no me había planteado con el debido distanciamiento, rigor y "seriedad".

      En cuanto al libro que recoge estas dos charlas, lo regalo por doquier, y si algún día coincidiéramos, a la primera que te descuides ya te lo habré regalado, luego ya te lo leerás cuando puedas o proceda.

      un saludo cordial.
      ..

      Elimina
  4. Quizá para que el post fuera redondo convendría citar las " instrucciones para dar cuerda al reloj" del barbudo bonaerense, texto en todo coincidente con el de Agustín:

    Preámbulo a las instrucciones para dar cuerda al reloj

    Piensa en esto: cuando te regalan un reloj te regalan un pequeño infierno florido, una cadena de rosas, un calabozo de aire. No te dan solamente el reloj, que los cumplas muy felices y esperamos que te dure porque es de buena marca, suizo con áncora de rubíes; no te regalan solamente ese menudo picapedrero que te atarás a la muñeca y pasearás contigo. Te regalan -no lo saben, lo terrible es que no lo saben-, te regalan un nuevo pedazo frágil y precario de ti mismo, algo que es tuyo pero no es tu cuerpo, que hay que atar a tu cuerpo con su correa como un bracito desesperado colgándose de tu muñeca. Te regalan la necesidad de darle cuerda todos los días, la obligación de darle cuerda para que siga siendo un reloj; te regalan la obsesión de atender a la hora exacta en las vitrinas de las joyerías, en el anuncio por la radio, en el servicio telefónico. Te regalan el miedo de perderlo, de que te lo roben, de que se te caiga al suelo y se rompa. Te regalan su marca, y la seguridad de que es una marca mejor que las otras, te regalan la tendencia de comparar tu reloj con los demás relojes. No te regalan un reloj, tú eres el regalado, a ti te ofrecen para el cumpleaños del reloj.


    Instrucciones para dar cuerda al reloj

    Allá al fondo está la muerte, pero no tenga miedo. Sujete el reloj con una mano, tome con dos dedos la llave de la cuerda, remóntela suavemente. Ahora se abre otro plazo, los árboles despliegan sus hojas, las barcas corren regatas, el tiempo como un abanico se va llenando de sí mismo y de él brotan el aire, las brisas de la tierra, la sombra de una mujer, el perfume del pan.

    ¿Qué más quiere, qué más quiere? Átelo pronto a su muñeca, déjelo latir en libertad, imítelo anhelante. El miedo herrumbra las áncoras, cada cosa que pudo alcanzarse y fue olvidada va corroyendo las venas del reloj, gangrenando la fría sangre de sus rubíes. Y allá en el fondo está la muerte si no corremos y llegamos antes y comprendemos que ya no importa.

    Cortázar "historias de cronopios y de famas"

    ResponElimina
  5. ---

    Bueno, agradezco al Anónimo precedente la aportación de este relato "cortazariano", y aprovecho para informar que ha visto la luz un nuevo post en el CrashOil, d De Antonio, Antonio AMT, sí, "Del colegio a casa", un hermoso post en forma de diálogo que introduce un elemento o "factor" más en esta construcción de un presente y un futuro sostenibles y racionales: los niños y niñas.
    ..

    ResponElimina
    Respostes
    1. un hermoso dialogo lleno de mentiras¡¡¡

      Porque la escuela no es para educar
      Es para transmutar tu identidad
      Para manipular tu individualidad
      Para condicionar tu realidad
      Y para purgar tu originalidad
      Pa que seas un peonsito más
      Masificación de la instrucción
      Juventud en una línea de producción
      Destruye tu televisor (x2)
      Tú eres más que un consumidor
      Levántate y bótate el control
      Jueces puercos profesores
      Padres curas dictadores
      Paradigmas opresores
      Extraterrestres manipuladores
      Ilotas trabajadores
      Chips en tus interiores
      De derecha o de izquierda
      Moderado o de extrema
      Todo es la misma mierda (x2)
      marxismo o neoliberalismo
      Comunismo o capitalismo
      En fin son elites haciendo lo mismo
      Usando la ciencia en nombre de un ismo
      Para enristrarte por los siglos de los siglos de los siglos de los siglos de los siglos de los siglos de los siglos de los siglos de los siglos de los siglos de los siglos de los siglos de los siglos de los siglos
      La dictadura científica acaba de empezar (x4)

      Elimina
    2. http://www.youtube.com/watch?v=rw9ORXmXA24

      Elimina
    3. ---

      En todo caso, se tratará de la dictadura tecnológica, no la científica, y hace ya más de veinte años el señor de quien hablo en mi post catalogó, ahí esta, nuestro actual Sistema o Estado de TecnoDemocracia, o bien, Demotecnocracia.
      ..

      Elimina
  6. Democracia horizontal YA!!! (Sí, ahora ma dedico a reivindicar ;) )

    Está claro que el triángulo de la economía es la energía, la materia (=los recursos) y una variable que pasa desapercibida... el tiempo. Y ahora mismo, cuando la energía está en declive y cada vez tenemos menos recursos, el tiempo y cuanto de él le dedicamos al BAU y a trabajar es nuestra mejor arma :)

    Saludos :D

    ResponElimina
  7. Muy buen post. El capitalismo nos da Ipads, pero no nos da tiempo libre. De hecho, si algo es el capitalismo, es una máquina de extraer nuestro tiempo. El único tiempo que se nos "da" es el que podemos comprar en el ocio privado. Si algún día el ocio privado por el que pagamos deja de ser rentable, observaremos que nos lo cambian por tiempo de trabajo.

    El capitalismo nunca nos dió las 40 horas semanales, hubo que pelear con ello. Y veremos que rápido nos lo quitan.

    ResponElimina