divendres, 9 de novembre de 2012

¿Conviene que desaparezca todo rastro del Estado?

.
rnw.nl
. 

Querido lectorado: 


Lamento el retraso con el que aparece este nuevo post, retraso debido a la gran cantidad de tiempo que me está absorbiendo mi modesta colaboración y apoyo a la huelga de hambre que, hoy ya por quinto día, llevan a cabo cinco trabajadores de la empresa movistar en su filial de telefonía fija en España

Porque (y a continuación sigue una kilométrica pregunta peor que la planteada en el referéndum sobre la OTAN en 1986), ¿verdad que, por más dudas o contradicciones que pudiera cualquiera de vosotros o vosotras albergar respecto a la oportunidad o conveniencia de usar tan tremenda herramienta reivindicativa social (como es el caso de una huelga de hambre indefinida), verdad que, si pasado, finalizado el tiempo de, como quien dice, hasta implorarles de rodilas que por favor no la hicieran, si pese a ello deciden, como han hecho, lanzarse a llevarla a cabo, vosotros y vosotras también les apoyaríais? 

¿No? ¿La defensa a ultranza de la validez de nuestras argumentaciones frente a las suyas nos llevará a abandonarlos a su suerte? ¿Dejarán su acción aunque les demos de lado? ¿Dejarán de estar poniendo en riesgo determinadas de sus facultades, físicas y mentales, no hablemos ya si por cualquier razón el desenlace llegara a ser fatal, si bien suicidas conscientes tampoco son? ¿Dejará de ser sumamente entregada, noble y valiente su acción? ¿Verdad que no, que no hay nada que hacer? 

Entonces, cuando hasta este modesto y cuasi afónico heraldo de Palas Athenea os dice que no se les puede dejar solos, porque nos perjudicará a todos ese abandono, y cuando la emotiva Afrodita clama dentro de cada cual que"¡¡ algo se ha de hacer, y hay que hacerlo ya !!", entonces, insisto, ¿a qué esperamos o esperáis para mostrarles vuestra solidaridad, para comentar el hecho con los vuestros, con las amistades, compañeras de curro o de colegio? 


Pero, de acuerdo, se supone que yo he venido aquí a "hablar de mi libro", y a ello, voy, literalmente de hecho, a hablar de ese texto del futuro misteriosamente llegado a mis manos tiempo atrás. Así que volvamos a la pregunta encerrada en el título de este post: 


¿Conviene que desaparezca todo rastro del Estado? 

Vistas las crecientes catástrofes que, para la ciudadanía, está suponiendo la existencia del Estado, de los Estados, es lógico y comprensible que la primera respuesta que le pueda a una venir a la boca sea la de "¡¡ cuanto antes, mejor !!"  

Ahora bien,... ¿seguro? ¿Una sociedad de la complejidad que siempre implicará el mantenimiento de un cierto nivel llamémosle "civilizatorio", combinado con una demografía tan salvaje como la que actualmente padece nuestro Planeta, va a poder funcionar o funcionará a partir del mero voluntarismo improvisado en cada momento? A mí me perdonaréis, pero todo indica que, tras quizá unas semanas o meses de gozo, la "cosa" no podrá por menos de acabar en un estruendoso, calamitoso fracaso, "Remember 15-M",... 

¿Y entonces? ¿Qué hacemos, joer? ¿ni con Estado ni sin Él? Pero, eso, ¿cómo puede ser? 

¿? ¿...? ¡¡ Vaya lío de pregunta, ¿no? !! 

¿Cómo puede ser? Pues porque NO ES, no es ese "¿cómo puede ser?", porque, contemplando la situación de ahora mismo, ¿qué opináis, que el Estado se está debilitando, o por el contrario se está reforzando? 

¡Je, je!, pues vaya otro lío de pregunta también, porque automáticamente nos vuelven a venir las mismas u otras respuestas contradictorias a la cabeza, y finalmente, el bloqueo. 

Porque, en efecto, ¡vaya si se está reforzando el Estado! ¡Incremento del mil quinientos por cien de los fondos extraordinarios para proveer a los gastos derivados de las actividades represivas de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado! 

Sin embargo, y por otra parte, ¡¡ aquí no hay nada más que recortes, que si en sanidad, que si en educación, en la prestación por desempleo... !! 

¡Cony!, ¿y entonces? 

Pues entonces, lo que sencillamente sucede es que lo que crece es el brazo represor del Estado, y el que mengua, el Redistribuidor, los brazos esenciales de cualquier estado actual. Sus consecuencias sociales: nefastas. La solución, ¿hacer lo contrario? 

¿Hacer lo contrario, ampliar al máximo la rama redistribuidora, y minimizar a lo realmente imprescindible la represora? ¿Es tal la solución? PUES SÍ Y NO. Sí, es la solución. No, puesto que no hay posible transición del modelo actual (o cualquiera de pasado o futuro) de este Estado actual al Ideal, porque el objetivo de cualquier estado no es servir los intereses de una comunidad, sino los de determinadas de sus élites, por lo que, en el mundo no hipotético, sino real, tal transición será imposible. 

¿Qué hacer, entonces? Pues, de entrada, irnos olvidando hasta de la denominación de "Estado", y pensar para nuestro "invento", ya de entrada, otro nombre diferente que evoque, sin lugar a dudas, cuál ha de ser la función de esa nueva y diferente ordenación social. ¿No hablamos de prestar servicios, de anteder necesidades? Pues un nombre bastante claro respecto a tales extremos es, sin duda, el denominar al "cacharro" "Administración Redistribuidora de Bienes y Servicios". 

Y eso logrará alcanzarlo algún día la Humanidad, me consta :-) . Pero antes, por el camino, se ha de destruir al estado actual, viejo dinosaurio que se resiste a dejarle su sitio a quien tarde o temprano le sucederá, siendo ese plazo de tiempo hasta la caída del uno y el triunfo del otro lo que queda, lo que nos queda por determinar entre todos y todas las humanas. 

Si entráramos en razón, la"tarea", como aquella o aquel que dice, podría estar terminada "mañana". De no ser así, en cambio, podría tardarse decenas de miles de años en alcanzar tal situación social ideal, y de momento, y si no cambiamos nuestros parámetros, lo que hay es lo que hay: se alcanza,... pero dentro de más de ventiséis mil años, y tras una espantosa Larga Noche de la Humanidad. 

Vosotros y vosotras mismas. Y bueno, para mirar de animaros un poco, y que veáis que la cosa sí que parece tener "cara y ojos", os dejo con algunos retazos con lo que, al respecto, se dice y comenta en mi "texto del futuro" de ordinario y por entregas publicado en mi blog sobre la Magia, donde, por cierto, ayer se publicó una nueva entrega de la series "¿Habrá Megalópolis en el Futuro?"   

____________ 


La Administración Redistribuidora tiene la obligación y, como no podía ser menos, la cumple al cien por ciento, de proveer de un puesto de trabajo público, digno, adecuado y debidamente remunerado, a quien así lo demande. Ítem más, está obligada también, en lo posible, a ofertar empleos asalariados en el sector privado a quienes así lo deseen, y en este caso la tasa de cumplimiento es de un nada despreciable noventa y ocho por ciento, la mayoría, claro, en cooperativas o bajo empleadores autónomos, que son aquellas que no tienen más de cinco asalariados ni tampoco se han querido constituir como pequeña empresa privada. 

Siempre se hila o hilamos así de fino porque, si estimamos que procede, nunca dudamos en pedirle responsabilidades a la Administración Redistribuidora si no alcanza los mejores objetivos posibles, y sea en el campo que sea. 

Pero claro, esto de pedir responsabilidades no deja de tener su punto contradictorio, porque la Administración Redistribuidora, a su vez, somos en realidad todas las ciudadanas mayores de edad, con lo que resulta que somos al mismo tiempo críticas y corresponsables de su óptimo funcionamiento, trabajemos en el sector público o en el privado, o seamos ociosas. 

Así que, para salir del atolladero y practicar la humana virtud de, a veces y con total desparpajo, rehuir nuestras propias responsabilidades, al final muchas veces optamos (de forma bastante frívola, la verdad, además de liviana e irresponsable) por directamente echarle la culpa a las políticas de turno, y todo solucionado. 

Ya, díganme que no. Pero si además es normal, y lo de, con motivos o sin ellos, una y otra vez sentirnos felizmente decepcionadas por la actuación de nuestras gestoras electas es obvio que forma parte de los derechos inalienables de la ciudadanía. ¿De quién te vas a quejar, si no?

Ahora bien, y dicho sea todo de paso, es que, con sus actos, nuestras estimadas representantes así designadas a menudo también colaboran activamente a que se les tenga en tanta estima. Será, quizá, porque, en su constante y esmerado empeño en procurar siempre satisfacer nuestras demandas, ponen su más denodado empeño en no defraudar nuestras expectativas en esa y concreta tan poco favorable faceta de la sistemática decepción con la que esperamos que nos deleiten. En fin... 

Bien, siempre se puede intentar derrocar o destituir de responsabilidades públicas a cualquiera de nuestras políticas en cualquier momento, sin esperar a las elecciones generales ordinarias, que son cada tres o cinco años, según se haya decidido por la ciudadanía en los anteriores comicios. Como ahora estamos en una fase más estable, esta vez el período es el de cinco años, y aún faltan tres para las próximas. 

Se consigue enviarlas para casa cuando el margen entre quienes la rechazan y quienes la apoyan alcanza una cantidad, variable pero siempre sustancial, de esa ciudadanía llamada a pronunciarse. Es normal que se exija ese margen mínimo de participación, pues si no, hipotéticamente, en una votación muy minoritaria se podría echar a quien se quisiera con tan exiguo respaldo, y eso, la verdad, tampoco tendría ni tiene mucho sentido.

Por poner un caso en concreto, para poder destituir a una o un edil local se requiere que el margen entre quienes piden su destitución y quienes le apoyan sea al menos de un diez por ciento del censo absoluto implicado, y este margen va creciendo a medida que el puesto es de más amplia responsabilidad. 

Sí, es cierto que, con este sistema, y siempre en teoría, una persona electa posteriormente rechazada podría mantenerse en su función hasta las siguientes elecciones generales ordinarias aunque una mayoría absoluta del censo la rechazara, si no se alcanzara el mencionado margen requerido. Pero claro, al cabo del período para el que fue electa, ya no le valdría el truco y, de hecho, para no hundir tontamente sus carreras, suelen dimitir cuando, por el margen que sea, obtienen más rechazos que apoyos siempre que la participación en la votación sea o haya sido mínimamente significativa. 

Los puestos electos son los peor retribuidos de todos los curros, porque su coeficiente es, en todos los casos, del 1'3. No se decidió privarlas de toda remuneración, como a las médicas, porque se estimó que ello habría sido darles más importancia de la que realmente tienen, así que la cosa quedó así. No obstante, no suelen vivir muy mal, porque siempre tienen detrás algún grupo humano estable y más o menos organizado que les complementa el sueldo a su antojo, aunque sin pasarse tampoco, claro, un excesivo nivel de retribución interna o "de facción" acarrearía la inmediata impopularidad del o la afectada y el consiguiente previsible final u ocaso de su carrera, porque aquí todo es transparente de verdad. 

Y es que una nada deplorable consecuencia de esa transparencia es la de que, pese a que eventualmente sigue apareciendo de vez en cuando alguna o algún tarada atontada que lo sigue intentando, hace siglos que logramos que el fraude fiscal se convirtiera en un delito imposible de cometer, situación que, por cierto, aprovechamos para deshacernos definitivamente de las cárceles, de las que tales defraudadores ya eran sus únicas usuarias en aquellos aún convulsos tiempos del final del período de las Grandes y Radicales Reformas que cada año conmemoramos en las ya mencionadas fiestas de la Renovación Democrática. 


Pues esto es lo que hay :-) 

saludos cordiales. 
ET el desalmado & forrest gump. 
.. 

. 
lavozlibre.com

. 

9 comentaris:

  1. "¿Conviene que desaparezca todo rastro del Estado? "


    -> Terminantemente NO.


    Eso sería ANARQUÍA, y ésta es el triunfo final de la ENTROPÍA, la ANIQUILACIÓN DE LA VIDA, que como sabemos exige ESTRUCTURA (como una mano) pero NO DEMASIADA (un diamante es un cristal, hileras de átomos perfectamente alineadas ... pero está *muerto*).

    Lo que necesitamos es un ESTADO distinto, que trabaje menos para los Bancos y más para la Ciudadanía.

    ResponElimina
    Respostes
    1. ---

      Infortunadamente, el drama de la desaparición del estado es que habrá de todo, menos anarquía, puesto que anarquía es el gobierno de nadie, mientras que lo que cabe esperar es la subyugación total de los más débiles por parte de los más fuertes.
      ..

      Elimina
  2. ---

    La huelga de hambre que llevan a cabo diversos trabajadores de la empresa movistar telefonica, en Barcelona (compañeros directos míos de mi época en activo en esa empresa), no me deja tiempo casi ni para que "vivan" mis blogs, así que lamento el retraso en la publicitación de los dos nuevos post aparecidos hasta ahora en el transcurso del mes de noviembre en el blog CarshOil.

    Lugar estelar ocupa, qué duda puede caber de ello, la versión "post" de la entrevista televisiva que el conocido y popular presentador catalán, Jaume Barberà, le realizó a Antonio AMT en su programa "Singulars" del canal oficial "Canal 33" el pasado martes, post que, definitivamente, le aclarará cualquier tipo de duda básica que cualquiera pudiera abrigar desde su emisión, aparte de, así, facilitar la difusión para la gente hispano hablante.

    Anteriormente, Rafael Íñiguez nos aportó la tercera parte de su cuidadoso estudio sobre el desarrollo y la viabilidad reales asociados específicamente a la energía eólica, Tendiendo puentes sobre la Garganta de Olduvai (III), un excelente trabajo que nadie interesado en ese importante y emergente campo de generación energética puede perderse, máxime teniendo en cuenta lo que esa fuente de energía representa de cara al presente y el futuro.

    Pues me parece que ya está todo :-) !!

    saludos cordiales.
    forrest gump.
    ..

    ResponElimina
  3. Usualmente utilizo el blog de AMT tanto para leer como para enlazar a otros blogs. Hoy no he visto el tuyo por más que he buscado... ¿me falla la vista o ha pasado algo que me haya perdido?

    En ocasiones tengo la sensación de que todo se precipita o, dicho de otro modo, que todo se está descomponiendo , como esas formidables estatuas de arena hechas en la playa. Aunque todavía no sé muy bien cómo me hace sentir esa sensacion que se intensifica rápidamente con el tiempo.

    ResponElimina
    Respostes
    1. ---

      Hola, Natalia :-) , un placer, como siempre.

      Contesto a lo que me preguntas en el siguiente hilo, pues es posible que más gente comparta tus mismas dudas.

      Escríbeme, recuerda que hay un chico que, probablemente, de aquí a poco cambie a vivir, con toda su familia, a un entorno rural, por lo que tu, vuestra experiencia puede serles crucial a la hora de no cometer determinados errores o no dudar en adoptar determinadas decisiones, en la esperanza de que quien venga detrás nuestro lo pueda hacer mejor y no peor que nosotras.

      No te "castigaré" con interminables chapas. Hablaré, seguro, y bastante, pero no tanto como puedas temer. buzonblogset@gmail puntito com, está ahí arriba, a la derecha.

      Yo estoy con quien esté dispuesta o dispuesto a evitar que se lleguen a cumplir todos los designios apocalípticos, ese es mi único "bando" actual, como ET el desalmado y como forrest gump. Tranquila, conservo, bien y feliz, mi alma inmortal, es sólo la humana la que he perdido, y ¡oh, espanto!, ahora que carezco de ella me entiendo mejor con la mayoría de la gente: ¿por qué será? Respuesta exclusiva por correo personal.
      ..

      Elimina
  4. ---

    Bueno, Natalia, cada blog lleva, en cada momento, la política que considera más adecuada, y este blog mío sencillamente quizá trabaje a un nivel "diferente" al que en principio se podría tal vez esperar de algo enlazado con aquel importante blog, aparte de que los y las lectoras habituales ya conocéis de su existencia.

    En cambio, en sentido contrario no hay dudas, pues todos mis blogs, en especial éste, siguen teniendo por objetivo, aunque sea a mínima escala, la captación de lectorado "nuevo" para aquel blog.

    En fin, para más información... no me preguntes a mí :-)
    ..

    ResponElimina
  5. hola forrest :) ya estoy en uruguay este pais.. no tengo palabras para definirlo...

    turiel metiendo miedo a la gente en el canal 33... vaya vaya...

    que pronto habra terminado todo y esa es MI ESPERANZA...

    ResponElimina
    Respostes
    1. ---

      No sé si creerte, tendré que mirar el feedjit, a ver si es verdad que estás en Uruguay. País majo, discreto y bastante europeo, o al menos más "familiar" para ti, supongo.

      Dudo que la intención ni de ese ni de ningún turiel sea el de meterle miedo a la gente, salvo que pretendamos acusarle de las respuestas emocionales que de sus racionales argumentaciones se puedan desprender.

      Cada cual tiene su vía, cross, y a veces, la ajena puede resultarnos incomprensible o hasta equivocada, lo que, sin embargo, no le añade ni le quita validez para otros segmentos de población.

      Para mí, Antonio (pero es mi interpretación, ¿ein ;-) ?), consciente de que una oportunidad de salir en la tele no es algo que se tenga, de por sí, cada dos por tres, hizo su análisis, optó por "llamar" a quienes quieran entender y entienden, al tiempo que formulaba una lección práctica de cómo la tele si que puede ser verdaderamente informativa y hasta educativa, o sea, que nada que objetar, pienso yo.

      Cada uno en su vía, eso es todo, que la gran convergencia ya se va produciendo por sí sola.
      ..

      Elimina
    2. ---

      "...la gran convergencia ya se va produciendo por sí sola.", donde
      "por sí sola" = "inexorablemente".
      ..

      Elimina